sábado, 20 de junio de 2009

"Tranvía Línea 2: simulador."

By Vladimir
Me escribe alguien para discrepar de mis apreciaciones sobre la utilidad de la recién inaugurada Línea 2 del tranvía. Para aclarar el tema, esta semana he renunciado a la guagua en mis cuatro desplazamientos diarios para entregarme al cronometraje fino del trenecito.

Si no leíste el artículo anterior, te informo de que no se trata de una proclama anti-tranvía. Simplemente intento poner de manifiesto que, tal y como están programadas las frecuencias de ambas líneas, la opción resulta poco atractiva si se compara con la guagua.

La cosa es que si tenemos que hacer dos esperas (una en la parada inicial y otra en la de trasbordo), las frecuencias de paso de cada línea influyen muchísimo en la horquilla de tiempos estimados para llegar al destino.

Como resultado, se pierde por completo la gracia original de la que hacía gala este medio de transporte:
"Al ser un medio guiado, no se ve afectado por el tráfico y podemos estar seguros de llegar al destino en el tiempo fijado."

Para que los lectores se hagan una idea, en el menú de la derecha encontrarán un simulador ('Esperando al tranvía') en el que pueden jugar con las opciones para conocer la horquilla de incertidumbres asociada con un viaje desde La Cuesta hasta Santa Cruz o La Laguna usando el transbordo desde la Línea 2 hacia la Línea 1.

¿A que sorprende descubrir que ir desde La Cuesta a Santa Cruz un domingo por la mañana podría llevarnos una hora de la cual la mitad estaríamos esperando y la otra viajando?

¿Es razonable que subir a La Laguna entre semana, por las mañanas y en verano pueda llevar 37 minutos para un trayecto real de 16 minutos (21 minutos esperando en los andenes).

Me ratifico en lo dicho. Al día de hoy, con todo lo que conlleva de falta de glamour tecnológico y los puntuales descalabros en el horario, la opción eficaz para trasladarse desde La Cuesta a La Laguna o Santa Cruz sigue siendo la línea 014 de TITSA. O al menos es lo que observo cada día desde hace ya unos añitos.


P.D.: Nunca deja de asombrarme que aparentemente quienes más hablan del tranvía confiesan "no tener ocasión de usarlo" nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están sujetos a moderación. Gracias por tu opinión.