domingo, 28 de noviembre de 2010

"Lameculos"

By Calandrake
Kim Jong dictando las portadas de periódicos para el día siguiente.

Ha aparecido un fotolog llamado "Kim Jong-Il, mirando cosas". Está dedicado al "Líder Supremo" de Corea del Norte y recoge imágenes del político en actitud observante. Quizá se trate de un homenaje al inquietante estadista, por la tradición que la contemplación de las cosas tiene en Oriente. Aunque lo más probable es que no sea más que una risera surrealista.

He mirado esas fotos varias veces. Al principio, solo veía al "Padre de la Nación" en sus diferentes poses contemplativas, con su peculiar peinado, sus no menos peculiares gafas y ese gato acostado que le hace las veces de gorro para el frío. En el segundo repaso, aún me hacía gracia ese aire de señora de mala leche porque se le cuelan en la panadería.

Y fue en el tercer visionado, en el que el "Querido Líder" se difuminó para dejar ver a los personajes que le rodean, los lameculos circunstanciales. Le acompañan, le guían, le ríen las gracias y le agasajan, tan honrados por su presencia como aterrados por si algo sale mal. Periodistas, políticos locales, empresarios y soldados orbitan en torno al señor que parece una señora. Forzados y voluntarios, muertos de asco y emocionados por la visita, lameculos todos al fin, a efectos de la Historia.

No sé si Kim tendrá un perfil en Facebook, pero no me quiero imaginar como serían esas publicaciones. Y no por lo que diga o deje de decir, que después de todo, el discurso de los dictadores está muy sobado. Sino por los "me gusta" y los comentarios aduladores, que se contarán, supongo, por miles.

Cualquiera habrá podido comprobar la omnipresencia del lameculos en Facebook. Revoloteando siempre en torno a los perfiles de políticos. Dando siempre esa palmadita servil a cambio de nada. Ese piropo desquiciado que lleva al cumplimentado a plantearse si realmente le convienen esos apoyos.

Porque el lameculos no pide nada a cambio de su lisonja. Nunca articula quejas. Ni siquiera sugerencias. Esta ahí. Al pie del cañón. Esperando a que alguien que toca poder, abra la boca. Al quite, para teclear un "Es ke eres un krak", e irse a la cama con la satisfacción del deber cumplido.



 

sábado, 27 de noviembre de 2010

"Aparecen los primeros carteles alternativos para el Carnaval 2011"

By Miguelito El Policía

lunes, 22 de noviembre de 2010

"El elefante blanco de Melchior"

By Calandrake
video

En el mundo anglosajón se llama elefante blanco a algo que no vale lo que cuesta. La expresión tiene su origen en el sudeste asiático, donde estos animales son considerados sagrados. En otros tiempos, recibir uno como presente era al mismo tiempo una alegría y una desgracia: no podía ser utilizado en labores del campo ni ser abandonado, con lo que su mantenimiento nunca se amortizaba.

Hoy en día encontramos elefantes blancos por todas partes. Especialmente en grandes infrastructuras como edificios emblemáticos, aeropuertos fantasma y tendidos ferroviarios cuya utilidad real jamás se acercará al dinero invertido en ellos.

La denostada Wikipedia tiene una entrada dedicada a los elefantes blancos (en inglés) que incluye una lista de sonados ejemplos. Entre ellos se encuentra el Maglev Transrapid, el "tren de velocidad alta" que centra la obsesión ferroviaria del Cabildo de Tenerife en estos días.

Los únicos compradores que ha encontrado el fabricante alemán del Transrapid hasta la fecha son los chinos. Y no puede decirse que les haya salido a cuenta a tenor de todos los problemas surgidos del uso de una tecnología de propiedad.

En el vídeo puede observarse que hasta los alemanes se asombran cachondean de que alguien pueda estar interesado en un tren que circula a 385 Km/h y cuyo coste de instalación en Tenerife resulta hoy por hoy incalculable.